El lenguaje de las tipografías y sus clasificaciones

La tipografía es un arte. El tipógrafo Stanley Morison la definió como:

“El Arte de disponer correctamente el material de imprimir, de acuerdo con un propósito específico: el de colocar las letras, repartir el espacio y organizar los tipos con vistas a prestar al lector la máxima ayuda para la comprensión del texto escrito verbalmente.”

La selección de las fuentes de una marca debe hacerse con mucho cuidado porque cada fuente transmite un significado muy diferente. Con este artículo quiero ayudarte a entender mejor los diferentes estilos de las tipografías, incluida su jerga particular, los tipos de archivos de fuentes que existen y también ahondar en el tema de las licencias.

Fuente, tipografía, tipo de letra, familia tipográfica…

Estos conceptos están siempre presentes en el lenguaje del diseñador y, muchas veces, quienes no conviven a diario con las letras tienen dificultades para diferenciar cuáles son los conceptos tipográficos básicos. ¡Vamos a poner a cada uno en su sitio de una vez por todas!  🙂

  • Tipografía: es el arte y la técnica de organizar tipos de letras para que el lenguaje escrito sea efectivo a la hora de ser impreso. Esta gestión implica seleccionar una fuente, organizar los caracteres y repartir el espacio. Pero por lo general un diseñador dice: hay que elegir una buena tipografía y está haciendo referencia a elegir una fuente entre todas las que existen, la que mejor se ajuste al mensaje del proyecto.
  • Fuente tipográfica (o solo fuente): es el estilo o apariencia de un grupo completo de caracteres (letras, signos y otras marcas), que tienen características gráficas comunes y con base en un diseño particular. Cada archivo de fuente tiene algunas variables. Las tres más comunes son: normal o regular, es decir, que no tiene alteración; itálica o cursiva, con una ligera inclinación hacia el lado derecho; negrita o bold, con el trazo más grueso.
  • Fa­mi­lia ti­po­grá­fi­ca: es un con­jun­to de sig­nos al­fa­bé­ti­cos y no al­fa­bé­ti­cos con ca­rac­te­rís­ti­cas estruc­tu­ra­les y es­ti­lís­ti­cas co­mu­nes, que per­mi­ten re­co­no­cer­las co­mo per­te­ne­cien­tes a un mis­mo sis­tema. Lo que vienen a ser sus genes, vamos. Una fa­mi­lia, des­de el pun­to de vis­ta del di­se­ño. Un ejemplo puede ser la Familia Roboto, que la componen Roboto Light, Roboto Bold, Roboto Black, etc.
  • Tipo de letra (o solo tipo): es el modelo o diseño de una letra determinada.

Clasificación tipográfica

  • Serif: estas fuentes tienen un acabado en casi todas sus letras. Se trata de unos remates muy característicos en los extremos de las letras, conocidos con el nombre de serif.
  • Sans Serif: del francés Sans “sin” Serif, serifa o patines. Las fuentes Sans Serif son las que van sin patines o pies.  Es decir, no tienen remates en sus extremos.
  • Script: son las fuentes manuscritas que parecen cursivas o de caligrafía. Estas fuentes se reservan para acentuar porque comprometen la legibilidad. Se subclasifican en brush, caligráfica, canciller, casual, formal, semi-formal, gráfico y monolínea, aunque también podría entrar aquí el graffiti.
  • Exhibición: Las fuentes de exhibición (display) son las que tienen mayor poder de atracción. La forma de sus caracteres puede sugerir una época o período histórico concreto, otras pueden contener elementos de fantasía que les otorgan mayor personalidad.
  • Símbolos: también conocidas como Dingbats o Dingfonts. Estas fuentes incluyen símbolos, imágenes, caracteres y formas que no encontramos en los alfabetos tradicionales (dingbats y dingfonts). Entre ellos están los juegos de caracteres matemáticos, fonéticos y de usos especializados. Estas fuentes también incluyen símbolos, muestras, logotipos, ornamentos, imágenes y otros caracteres no alfabéticos. Se utilizan para enfatizar, para viñetas y decoraciones.

Aprende a contar tu historia de marca

Descubre el poder del

Accede a mi curso gratuito de 5 días de storytelling, y descubre cuales son los elementos claves que necesitas trabajar para construir una historia de marca potente. Cada día recibirás una lección acompañada de ejercicios prácticos.

Tipos de archivos de fuente

Como siempre sucede con la tecnología, a medida que las fuentes han evolucionado, se han desarrollado numerosos tipos de archivos. Actualmente existen más de quince tipos diferentes de archivos de fuentes, pero los más frecuentes y con los que probablemente más te has topado son:

  • .ttf (fuente TrueType): desarrollado en la década de 1980 por Apple y Microsoft, .ttf es el formato de fuente más común en sistemas operativos Mac OSX y Windows.
  • .otf (fuente OpenType): anunciado en 1996 por Microsoft junto con Adobe, .otf se basó en la especificación del archivo .ttf con algunos avances clave, entre los  que se incluyen: compatibilidad multiplataforma (Windows, OSX, Unix), compatibilidad con Unicode y la capacidad de compatibilidad hasta 65.536 glifos, lo que es importante para los conjuntos de caracteres internacionales.
  • .eot (OpenType incrustado): una variación de las fuentes OpenType desarrolladas por Microsoft para incrustar fuentes en páginas web. Este formato de archivo .eot se utiliza exclusivamente con el navegador web Internet Explorer, el que todos los diseñadores odiamos pero aparentemente todo el mundo usa. 😉
  • .woff y .woff2 (Formato de fuente abierta en la web): Desarrollado en 2009 y ahora una recomendación del W3C, .woff es una variación de las fuentes OpenType y TrueType que admite metadatos y compresión adicionales. El formato de archivo .woff se utiliza en numerosos navegadores web modernos y está ganando popularidad día a día.

Cuando trabajes con fuentes web, para que sean admitidas por la mayoría de navegadores web necesitarás emplear siempre las versiones .eot, .ttf y .woff. Si no las tienes en este formato, puedes utilizar una herramienta online para convertir tus fuentes de escritorio a formatos de fuente web, Yo uso Font Converter. O por supuesto, también puedes buscar a alguien que te ayude a administrar las fuentes y la gestión de las licencias comerciales.

Fuentes web, fuentes de escritorio y licencias de uso

La tipografía es una forma de arte y como sucede con todas las creaciones artísticas, su licencia es un tema muy importante que considerar. Si eliges una fuente comercial, deberás revisar el acuerdo de licencia de usuario final (EULA). Si has seleccionado una fuente de tu ordenador, ten en cuenta que generalmente la licencia solo está disponible para uso de escritorio, no para usar en la  web. Cualquier persona que trabaje con la identidad de una marca y esté creando materiales de producción utilizando una fuente comercial debe tener la licencia de la fuente. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de optar por una fuente en particular.

Por suerte, para simplificar las cosas, hay algunos servicios disponibles excelentes:

  • Google Font: un gran recurso para fuentes web gratuitas que se pueden incrustar y entregar a través de la infraestructura de Google. Muchas de las fuentes disponibles aquí coinciden estrechamente con algunas fuentes comerciales en el estilo, pero tienen una licencia abierta.
  • Type Kit: propiedad de Adobe. Si eres cliente de Adobe Creative Cloud, obtendrás una suscripción gratuita a TypeKit. TypeKit es un servicio muy ágil para administrar e incrustar fuentes comerciales en una página web. Pero ten en cuenta que, según el reglamento de Adobe, para podar usarla dentro de tu web tendrás que acceder al pago de la misma. En otras palabras, el diseñador no puede incrustar las fuentes en webs que no sean de su propiedad.
  • Typography: propiedad de Heofler & Co., Typography es similar a TypeKit, excepto que entrega exclusivamente las fuentes Hoefler & Co. Alberga algunas de las tipografías más deseadas del mundo, por lo que vale la pena echarle un vistazo.
  • Creative Market: si buscas una fuente diferente y única, a un costo accesible, puedes optar por buscarla en Creative Market. Por lo general, cada proveedor tiene detallada una licencia de uso comercial. Antes de darle al botón de comprar te recomiendo que verifiques si posee todos los caracteres especiales.

Caracteres Especiales

La lengua española, como las lenguas neolatinas en general, tienen una multitud de caracteres especiales que no se encuentran en el inglés. Es importante que cuando elijas una fuente revises que tiene todos los acentos y caracteres especiales de la lengua como pueden ser la “ñ”, los signos “¿?” y “¡!” entre otros.

¿Tienes alguna duda? ¡Déjame un comentario, estaré encantada de ayudarte!

Y si conoces a alguien que debería aprender más sobre tipografias de una marca, comparte este entrada usando los botones de aqui abajo. Así no solo me ayudas a mí, sino que harás que esa persona aprenda a cultivar su marca. Grazie!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Formulario de

Contacto

Rellena el formulario con tus datos, te contactare lo antes posible con más información.

Formulario de

Contacto

Rellena el formulario con tus datos, te contactare lo antes posible con más información.

Formulario de

Contacto

Rellena el formulario con tus datos, te contactare lo antes posible con más información.

Formulario de

Contacto

Rellena el formulario con tus datos, te contactare lo antes posible con más información.

Formulario de

Contacto

Rellena el formulario con tus datos, te contactare lo antes posible con más información.